Friday, August 17, 2007

Premio “Testimonio de Paz” a la primera Comunidad de Paz de Colombia

El premio italiano “Testimonio de Paz” fue adjudicado este año a la Comunidad de Paz de San José de Apartadó, que cumple una década de existencia.

El galardón fue establecido en 2006 por el empeño conjunto del Ayuntamiento de Ovada, Provincia de Alessandria, y por el Centro por la Paz y la Noviolencia “Rachel Corrie”. Se entrega anualmente a individuos y grupos que se distingan en el ámbito de la paz y la noviolencia y su jurado es integrado por importantes figuras de la cultura italiana.

La Comunidad de Paz de San José de Apartadó fue “seleccionada por el jurado dentro de un conjunto de destacados candidatos”, según un comunicado de prensa enviado por Sabrina Caneva, Asesora de Paz del Ayuntamiento de Ovada.

La comunidad postulada, víctima de más de 170 asesinatos, “ha convencido por la valiente elección de la noviolencia en un área del planeta donde la guerra condiciona fuertemente la vida cotidiana de las poblaciones rurales y urbanas”.

Además, el jurado no quiso dejar pasar el décimo aniversario de resistencia contra la guerra “en condiciones tremendamente difíciles, pagando un altísimo costo en vidas humanas, víctimas de la confrontación armada entre el ejército regular, los grupos paramilitares y la guerrilla de las FARC”, escribió Caneva.

El más reciente asesinado es el líder Dairo Torres, el 13 de julio poco después de mediodía, a cinco minutos de la ciudad de Apartadó. Dos paramilitares que la víspera habían amenazado a la comunidad interceptaron el vehículo de servicio público en el que viajaba hacia San José, lo obligaron a apearse y le dispararon con armas cortas.

La azaroza vida de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó puede ser seguida en http://cdpsanjose.org/

Sus cerca de 1.300 miembros son campesinos que viven en aldeas localizadas en Urabá, nor-occidente de Colombia, en una región montañosa y de importancia estratégica por ser paso obligado hacia los importantes departamentos de Córdoba, Chocó y Antioquia. Urabá posee tierras de excelente calidad y en la región hay importantes minas de carbón.

La auto-organización como Comunidad de Paz es la respuesta a masacres, asesinatos y desplazamientos forzados que han golpeado la zona desde finales de 1996.

Frente a la violencia, provenga de donde provenga, los campesinos que adhieren a la Comunidad de Paz de San José de Apartadó se han dado reglas diversas: no portar armas, trabajo comunitario, producción para el autoconsumo, autogobierno con base democrática y participativa.

Dice el mensaje desde Ovada: “La comunidad sigue pagando un precio muy alto. Frente al modelo de desarrollo predominante y a la violencia que parece regular en modo inevitable las relaciones entre los individuos y las comunidades, los campesinos de San José han sabido dar vida a una propuesta auténticamente alternativa”.

Miembros de la Comunidad de Paz estarán presentes en la ceremonia de premiación, el próximo 11 de septiembre en el Teatro municipal de Ovada. Recibirán una obra de arte y un premio de cinco mil euros.

+++++

COLOMBIA:Campesinos pacifistas denuncian asesinatos
por Constanza Vieira on 02/03/2005 22:56:48 GMT
BOGOTÁ, 2 mar (IPS) El brutal asesinato de ocho campesinos en el noroccidente de Colombia, entre ellos tres niños, fue atribuido al ejército por pobladores y organizaciones de derechos humanos. Las autoridades lo niegan.... (continue)

COLOMBIA:Recrudece tensión entre Estado y campesinos pacifistas
por Constanza Vieira on 07/03/2005 20:00:40 GMT
BOGOTÁ, 5 mar (IPS) La tensión llegó a su punto máximo entre el Estado colombiano y la pequeña Comunidad de Paz de San José de Apartadó, en el noroeste del país. Los campesinos denuncian que el ejército penetró en su aldea luego de asesinar a ocho pobladores. Pero se niegan a declarar ante la justicia, pues ya no confían en ella.... (continue)

Labels:

3 Comments:

Blogger Axé-Cali said...

Las masacres, asesinatos y demás no empezaron en la zona en 1996. La carrera de Jorge Eliécer Gaitán (el caudillo socialista-liberal asesinado en 1948) empezó a brillar en el congreso cuando mostró el esqueleto de un niño asesinado que encontró en una fosa común del Urabá. Tampoco es un misterio la "vox populi" de la masacre de las bananeras donde mataron a un pueblo entero en los años 50. Gabriel García Márquez la registra en /Cien años de soledad/ y muestra a uno de sus aurelianos montado en un tren repleto de muertos.
La nota también obvia, tal vez porque supone que todo el mundo lo sabe, el regaño que el presidente Uribe le metió a la Comunidad de Paz. Para él es casi un delito pensar un área donde no haya fuerza pública (hasta sin el casi).
Cómo me gustaría pensar que las de los paras serán las últimas masacres en la región. Pero con esa historia... Queda encomendarse al Dios del profeta Jeremías.

9:24 AM  
Blogger The Colombia Solidarity Campaign (UK) said...

Saludos companero, yo tambien estuve en la aniversaria.(delegado Ingles) Es pesimo que enfrente tanto solidaridad internacional, las assassinaciones continuan. Alvaro Uribe es el autor intelectual de estos crimenes porque el ha denunciado los lideres, publicamente, como guerillas. Por eso tenemos que luchar en esto beina en los niveles mas alto.

4:58 PM  
Blogger Constanza Vieira said...

Axé-cali, gracias por su comentario y aporte.

Le invito a leer los artículos que escribí cuando militares del batallón 33 de contraguerrilla Cacique Lutaima, de la Brigada XVII, asesinaron Luis Eduardo Guerra, líder histórico de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó, a sus dos hijos y a su esposa, y que luego fueron a buscar a su casa al comunero Alfonso Bolívar, a cuya hijita de 5 años torturaron de manera sanguinaria para obligar a su padre a devolverse, cuando huía para salvar la vida.

Agregué los links respectivos al final de la noticia sobre el premio "Testimonio de Paz".

Al delegado del Reino Unido, gracias por su solidaridad y no nos dejen solos. Yo no dudo de que los ojos de gente como ustedes puestos sobre Colombia ha evitado aún más muertes.

8:58 PM  

Post a Comment

<< Home