Tuesday, August 29, 2006

Palestina no es sólo el sueño de los palestinos

Relato de la periodista argentina Tamara Lalli, corresponsal en el Líbano y Palestina de la radio de Madres de Plaza de Mayo.

Lalli fue detenida por el servicio secreto Mossad, israelí.


Vía Diario de Urgencia

Crónica de un sueño perdido

Por Tamara Lalli

El martes 22 de agosto emprendí un viaje soñado durante largos anos: visitar Palestina.

La noche anterior no podía dormir de tantas ilusiones agolpadas en mi corazón, y me levanté muy temprano. Preparé una valija pequeña y a las 8 tomé un taxi en Amman, la capital jordana, hacia el histórico Puente Allenby, que conduce a Cisjordania (Palestina).

Primero pasamos por la oficina jordana, en la que a los extranjeros se nos dio la visa inmediatamente. Luego, en otro colectivo llegaría a mi tierra soñada.

Si las cosas fueran normales y todos nos manejáramos según la legalidad internacional, debería ser la frontera palestina. Pero no, era el primer puesto de control israelí (check point) en los Territorios Ocupados. El micro siguió un tramo muy corto e ingresamos a las oficinas israelíes.

Eran las 9 y media de una mañana soleada y llena de emociones. Delante mío estaba Palestina...

Me pidieron que dejara mi equipaje y lo hice. Luego nos ordenaron ponernos en fila para hacernos una revisión. Primero un detector de metales, después un cacheo por aire caliente, que -luego supe- sirve para ver lo que se lleva debajo de la ropa.

Allí comenzó un camino sin destino. Entregué mi formulario junto a mi pasaporte argentino en una de las tantas ventanillas atendidas -en su mayoría- por mujeres del ejército. Eran muy jóvenes.

En las ventanillas especiales para los palestinos, el maltrato estaba a la orden del día. Las empleadas -las soldados-, se dirigían a ellos con gritos y en un árabe muy precario, casi incomprensible. En la ventanilla de los extranjeros, el trato era diferente. Digamos con un poco más de formalidad.

En unos pocos minutos a un grupo español, que estaba delante mío, se le entregó el visado e ingresaron por un pasillo. Pero cuando me llega mi turno, toman el pasaporte y ven el visado de Siria y Líbano. Me preguntan acerca de las razones de mi estadía allí, y les contesté con la verdad: estuve desarrollando una tarea periodística, y que ahora me proponía conocer algunas ciudades palestinas.

Fue grave mencionar la palabra Palestina.

Sin chistar tomaron mi pasaporte y el formulario y se lo llevaron a una oficina de puertas cerradas. Fueron 2 horas de espera sin saber qué estaba ocurriendo. Al preguntar, sólo me decían: "wait".

Tuve tiempo suficiente para palpar el sufrimiento que padecen los palestinos en esos puestos. Muchas mujeres con sus niños, colas interminables, insultos y los empujones casi como costumbre instalada.

A las 12, un soldado me vino a buscar. Me conduce con amabilidad a una oficina pequeña y me hacen sentar. Después, ingresan otros tres hombres y un cuarto con una ametralladora. La apuntó sobre mi cara durante el tiempo del interrogatorio.

Uno de ellos, frente a una computadora, comenzó con las preguntas básicas: nombre, lugar de nacimiento, profesión, nombre de los padres...

Pero a los 15 minutos de haber comenzado, me preguntan en español si tengo algún tipo de relación con radios y medios en la Argentina. Las preguntas se fueron agudizando y tornándose aún mas personales. La ametralladora seguía apuntándome.

Todos los datos eran ingresados a la computadora y transmitidos por teléfono y celular (en hebreo) a alguien más.

Fueron pasando las horas. A las cuatro de la tarde, una soldado me llevó a una piecita, me pidió las zapatillas y la ropa y se retiró. Quedé casi desnuda. Entró otro hombre armado y se mantuvo al lado mío. Quince minutos de horror hasta que me devuelven mi ropa y me ordenan dirigirme otra vez a la oficina de los interrogadores.

Allí me dijeron que habían hablado con familiares míos en la Argentina, lo que me genero un fuerte malestar. Les pregunté por qué hacían esto y un hispanoparlante me respondió: "este es el servicio de inteligencia de Israel, no el de Paraguay o de otro país de Sudamérica".

A las 18, luego de 6 horas de tortura psicológica, "el hispano" me dijo que por órdenes del comando del servicio de Inteligencia, no iba a entrar a Israel, ni ahora ni nunca.

Pretendí decirle que mi intención no era entrar a Israel, sino a Cisjordania, pero no me animé a más.

Me llevaron hacia otra oficina, siempre con una custodia detrás y me llevaron a un bus sin devolverme ni mi equipaje ni mi pasaporte para deportarme a Amman, donde finalmente me entregaron mi documento argentino con un doble sello y tachado en rojo: "denegado el ingreso".

¿Rabia e impotencia? Toda y junta. Pero yo fui apenas un "ave de paso", una argentina con ansias de testimoniar realidades siempre conocidas a través de otros ojos y otras sensibilidades. Y al cabo, pronto estaré entre los míos.

Pero ellos, siguen allí. Con su dolor y con sus humillaciones cotidianas. Con su terror a cuestas frente al ocupante en cada checkpoint.

Los palestinos siguen allí, aunque que yo ya nunca -me dicen- podré pisar esa tierra de mis sueños. Mi sueño no es muy importante. Lo que sí importa es que ellos sigan allí. FIN

1 Comments:

Blogger nikolabenyard said...

MORABITAS 0 (ARABES REFUGIADOS )

Morabita, de donde viene este termino, concepto creado de la conjunción de dos conceptos básicos para entender, morar y habitar, y del dicho del Medio Oriente "donde moras habitas" de ahí, disese Morabita, estos personajes que surjen desde el año 1967 durante la perdida que sufrieron los países árabes que atacaron al estado de Israel (La guerra de los seis dias, bueno el septimo dia era descanzar ok), nunca antes el termino palestino había sido ocupado mas que por la designación que le dio el Imperio Romano a los árabes que dejaron mal-administrando las ciudades que quedaron a la deriva en el Galut Producido por el Cesar entre el año 132 al 135, ya que no podían aplacar la resistencia y obstinación del pueblo judío determinado a luchar por su libertad contra la opresión Romana, dejando en evidencia los dos últimos bastiones de lucha como lo fueron Metzada (masada) y Bar Cojva..


Estos árabes refugiados, comenzaron pidiendo ayuda humanitaria ya que al perder la guerra sus parientes colindantes a israel no los quisieron en sus territorios, por lo que nuestro Gobiernos los han tenido que subvencionar desde el año 1967 en adelante, no obstante comiendo de nuestra mesa y respirando nuestro aire en la actualidad, desde los territorios cedidos por nuestros gobernantes al sur de Israel Gaza, nos atacan con 50 misiles diarios a las ciudades mas proximas al limite de los territorio cedido, la ciudad que mas ha sufrido de estos ataques asesinos ha sido la ciudad de Sderot y los territorios de cultivo y agro explotados por inmigrantes judíos de distintas latitudes que si trabajn para su sustento, no como estos árabes mejor llamados Morabitas que viven del Arca Fiscal judía y la subvención gubernamental, tarjetas de gratuidad y de la Caridad Internacional de la cual han profitado indiscriminadamente por mas de 40 años bajo una careta de inocentes palomas, siendo que tinen un comportamiento de plagas donde sea que los reciben un buen ejemplo es España, y ahora en la actualidad Europa y América.
Mas que condición de abandono social, parece estrategia de poblar y dominar el mundo usando como lo hizo en la edad media la iglesia Católica la fe, ellos llegan donde son acogidos siendo musulmanes luego adoptan por conveniencia la fe del lugar de residencia unos años y de sorpresa te encuentras con mezquitas y todo una historia mística y orígenes para darse una expoliación sociológica donde sea que encuentren en el planeta, imponiendo a la fuerza el Islam como lo único verdadero y todas las demás fes como infieles de mahoma, que como figura máxima tan solo le alcanzo para pedofilo..

www.nikolabenyard.blogspot.com

6:47 PM  

Post a Comment

<< Home